Mitos sobre los Edulcorantes

Verdades y Mentiras


Los edulcorantes están detrás de la moda light pero no existen realmente evidencias que sean beneficiosos para la salud y la pérdida de peso. Por el contrario existen infinidad de estudios que demuestran los efectos nocivos de muchos de ellos para nuestro organismo.

La legislación española permite el uso de seis de ellos, más otros seis si sumamos el grupo de los Polioles.

POLIOLES:

-         E-420 Sorbitol

-         E-953 Isomaltitol

-         E-966 Lactitol

-         E-421 Manitol

-         E-965 Maltitol

-         E-967 Xilitol

Aunque no se puede afirmar taxativamente que sean nocivos hay que sospechar de su inocuidad, ya que se han dado casos de trastornos digestivos y dolores abdominales cuando se han superado los 40gr al día.

-         E-950 Acelsufamo Potásico: (Sospechoso)

-         E-952 Ciclamatos: P (Peligroso)

-         E-957 Taumatina: NS (No sospechoso)

-         E-951 Aspartamo: P (Peligroso)*

-         Sacarina: P (Peligroso)*

-         Neohesperidina DC: S (Sospechoso)


·       Sacarina y Aspartamo

Estos dos edulcorantes merecen una mención especial ya que está demostrado que son nocivos y que el consumo frecuente de Sacarina produce cáncer. Esta es la causa por lo que en Francia y Canadá está prohibida y en Estados Unidos obligan a poner en la etiqueta de los productos que la contienen: Puede  ser peligroso para la salud.

El Aspartamo parece estar detrás de algunos problemas neurológicos degenerativos graves. Se utiliza masivamente en la industria alimentaria y farmacéutica dado su poder edulcorante 200 veces superior que la sacarosa. Desde mediados de la década de 1990 se fue introduciendo en 4200 productos alimenticios: Caramelos, bombones, bebidas, suplementos vitamínicos y medicamentos… En más de 90 países del mundo.  Actualmente está presente en más de 9000 productos en más de 100 países, especialmente en los productos light; paradójicamente presentados a los consumidores como más sanos.




 

Imagen de Odoo y bloque de texto

ALGUNOS ESTUDIOS Y PUBLICACIONES DE INTERÉS:



-         El neurocirujano Dr. Russel Blaylok afirma que el Aspartamo y sus derivados estimulan las neuronas del cerebro hasta su muerte, provocando desordenes cerebrales en diversos grados.

-         En 1996 apareció un estudio en el Journal of Neuropathology, donde se establecía una correlación entre el número de cánceres cerebrales y el inicio de consumo de Aspartamo.

-         En 1995 la revista Nexus publicó varios artículos con una lista de los efectos secundarios del consumo del Aspartamo incluyendo la epilepsia y los tumores cerebrales.

En base a todo lo anteriormente citado, debemos consumir edulcorantes con moderación, ya que no son la panacea de nuestro siglo tal y como nos lo plantean a través del marketing, de los medios de comunicación y redes sociales. Lo ideal por tanto es consumir los productos, de la manera más sana posible y en sus formas originales, sin añadirles sustancias aditivas.