BROCHETA DE PECHUGA DE POLLO. Cajas de 6 Bolsas de 250gr cada Bolsa.Koama

45,95 € IVA Incluido 41,77 € sin IVA 45.95 EUR

41,77 €

Este producto es para clientes mayoristas. Inicia sesión para añadirlo a tu solicitud de presupuesto.

Recuerda que puedes visitar nuestra sección Lydia's select donde encontrarás multitud de productos listos para comprar sin cantidad mínima

¿Interesado en adquirir productos al por mayor? Registrate en nuestra página.


Pedido Minimo: 1 Caja
Precio : Por Caja


Alta cocina Gourmet

Delicias para los paladares más sibaritas 

En Koama no añadimos ningún ingrediente artificial, lo que convierte a nuestras recetas en platos naturales. Esto, junto con la producción que se hace bajo estrictas normas de seguridad e higiene, envasado al vacío y posteriormente pasteurizado, garantizan producto en inmejorables condiciones.

Brocheta de Pechuga de Pollo

INGREDIENTES:

Pollo, pan rallado, huevo, harina de trigo, ajo, sal y pimienta blanca.

PRESENTACIÓN: Bolsa de 250gr

BOLSAS POR CAJA6 Bolsas.

UNIDADES POR BOLSA: 13 Unidades.

VIDA ÚTIL CONGELADO: 1 Año.

REFRIGERADO: Hasta 21 Días. Conservar entre 0 y 4 Grados.


REGENERACIÓN DEL PLATO

Freír el producto desde congelado. Sumergir en aceite bien caliente (175–180 °C) hasta obtener un color dorado y una textura crujiente.
Para freír la Brocheta 100% Pechuga de Pollo: Descongelar 30 minutos antes de freír. Sumergir en aceite bien caliente (175–180 °C) hasta obtener un color dorado y una textura crujiente.




PRESENTACIÓN DEL ENVASE.



CÓMO OBTENER UNA BUENA FRITURA

Para conseguir una textura crujiente, color dorado y eliminar las roturas durante el proceso, debemos cuidar la temperatura del aceite mientras freímos, ya que los cambios bruscos provocan grietas en el rebozado, deteriorando la textura del producto y la imagen del mismo.

Por ello, calienta el aceite de la freidora o sartén a unos 175–180 °C. La cantidad de aceite debe ser la suficiente para que el producto se sumerja totalmente durante el proceso.

Introduce el producto en congelado. Debes freír pocas unidades por tanda para no modificar bruscamente la temperatura del aceite y para que no se peguen entre sí. Repite el proceso hasta obtener la cantidad de producto necesaria.